Novedades

Ni embarazo ni hormonas: cuidados a partir del conocimiento del cuerpo

Muchxs no quieren saber más nada con la anticoncepción hormonal pero menos aún con el riesgo de un embarazo. Pero.. ¿Hay algo más fácil y rápido que tomar una pastillita o recostarnos en algo que libere hormonas?

   Probablemente no. Por algo estos métodos tienen tanto éxito: son rápidos y efectivos. Esta bien, no hay embarazo. Sin embargo poco se habla de los efectos colaterales que le conlleva a nuestro cuerpo el uso de estos anticonceptivos. Es muy importante tener en cuenta la lejanía que nos producen respecto a nuestro ciclo.

   Embarazarnos está ligado a la fertilidad y ese momento se corresponde con la ovulación y la ovulación la podemos detectar. Entonces… ¿podemos autogestionar nuestra fertilidad? 

  La respuesta es sí. 

 ¿El camino es tan rápido y fácil como con las pastillas? No, para nada.

   Cada fase del ciclo menstrual se repite mensualmente, y seguramente necesitemos más de un ciclo para comprender las distintas fases. Cuándo empezamos a ovular y cuándo ya no. Cuándo podemos encontrar ese día pico. Cuándo el cérvix cambia, cuando su huequito se abre. Ojo! No es necesario hacer este recorrido solxs, hay espacios que informan y acompañan, profesionales de la salud y profesionales en otros sistemas. 

   Uno de ellos es el método sintotérmico. Funciona a través de la observación de principalmente,  la temperatura basal y el fluido cervical. Son observaciones diarias y obligatorias, para seguir bien el registro hay requisitos. Por ejemplo, la temperatura tiene que tomarse en ciertas condiciones, la ingesta de alcohol puede alterar el registro, también realizar las observaciones en distintas horas. Siempre teniendo en cuenta la posibilidad de cada unx, hay que evaluar si este método es o no viable en nuestra vida. Está bueno saber que existe.

    Todos los días se va registrando en una grilla la temperatura y el flujo. Los días de ovulación tienen un cambio de temperatura y confirmamos con el registro del fluido. Es decir que llegando a ciertos índices y características, se puede registrar la ovulación. 

    El objetivo, más allá de las especificidades del método, es el conocimiento de nuestra fertilidad, nuestro ciclo menstrual y también un control para el bienestar hormonal. No se relaciona necesariamente con la búsqueda de embarazo, es autoconocimiento.

    Si esos registros los sumás a lo que sentís en el cuerpo, se completa la película. Con esta información, podemos tomar decisiones sobre nuestra fertilidad de una manera distinta.

    Otra cosa que suma; el espéculo. No es fundamental pero es un viaje a conocer la parte interna de nuestro cuerpo; toda la cavidad vaginal es algo desconocido para la mayoría. 

    Pabla Perez dice, en su Manual de Ginecología Natural; que es muy curioso como parejas y médicos conocen nuestra vulva y vagina mejor que nosotrxs mismxs. Podemos dar vuelta eso, podemos empezar a conocernos más. 

¿Querés revender copas menstruales?

Si, Quiero vender copas!