¿Problemas con la copa menstrual? 3 tips!


Novedades

¿Problemas con la copa menstrual? 3 tips!

Que nos quede cómoda la copita no siempre es cosa de la primera vez. La copa puede llevar tres ciclos de adaptación y está dentro de su tiempo normal; pensemos siempre que es un proceso! Un cambio en nuestro cotidiano de menstruar. Algunos tips para que su uso sea más simple.

Que nos quede cómoda la copita no siempre es cosa de la primera vez. La copa puede llevar tres ciclos de adaptación y está dentro de su tiempo normal; pensemos siempre que es un proceso! Un cambio en nuestro cotidiano de menstruar. Algunos tips para que su uso sea más simple.

Empecemos…

1) No me abre la copa menstrual.

Si la copa menstrual no abre, hay que probar todo lo que no estamos haciendo. Poner la copita menstrual más arriba, más abajo, girarla y pasar un dedo sobre el anillo superior para comprobar qué parte queda plegada, apretar un poquito la base hasta que se despliegue por completo… también vale probar otros modos de doblarla y colocarnos nosotras mismas en otra posición.

2) El agarre de la copita menstrual me queda por fuera

Una opción es cortarlo. Se puede tener una copa menstrual sin agarre, de hecho existen marcas que no trabajan con extremos… es solo la copita. El agarre es solo para alcanzar la copa a la hora de quitarla, por lo que si no tiene agarre la copa puede usarse igual.

Si todavía no estás segura de querer cortarlo, podés dar vuelta la copa y que el agarre quede del otro lado (como se ve en la imágen principal). Esto hace que el agarre no nos moleste y que nos demos una idea de cómo sería sin el.

3) La copa menstrual abre, pero filtra.

Esto puede ser por muchos motivos… uno puede ser que no haya quedado bien colocada. Muchas veces tendemos a colocar la copa o el tampón con un impulso hacia arriba, cuando en realidad nuestro canal vaginal apunta a la base de la columna. Si la copa queda medio torcida, pueden haber filtraciones.

Otro problema es que hay marcas de copas menstruales que son muy malas en su calidad, por lo que su material es muy blando y su anillo superior (que es lo que se agarra de nuestro canal vaginal) casi inexistente. En esos caso es casi imposible evitar las filtraciones, por más que la copa esté perfectamente ubicada en nuestra vagina.

Por último, podemos considerar el talle… pero luego de haber intentando varias veces, varios ciclos.

Pasarse a la copa es un cambio de hábito, dejar lo que estamos acostumbradas a usar para pasar a un método diferente. Regalarse un tiempo para comprenderlo e incorporarlo es parte de ese cambio que buscamos con la copa menstrual. Estar más conectadas con nosotras mismas y con nuestro ciclo. ¡Siempre bienvenidas al cambio a la copita!

Comprar Copa Menstrual

¿Querés revender copas menstruales?

Si, Quiero vender copas!