Si, detenete


Novedades

Si, detenete

Dentro del avance del feminismo, hay una pata que se encarga de repensar lo que rodea y refiere a la menstruación. Es una forma de respuesta, casi indispensable, al machismo que definió los modos en que debemos gestionar la sangre; nuestra sangre. Otra forma de resistencia que tiene varios capítulos.

Vol. I

 

CUANDO SEAS ESPOSA

No te aproveches de tu marido. Esta es una vieja norma de buen comportamiento conyugal que continúa siendo tan válida y sensata hoy como lo ha sido siempre. Claro que no vas a tratar de aprovecharte, pero a veces las formas de aprovecharse no son evidentes.

No lo relacionarías con la menstruación, por ejemplo. Sin embargo, si descuidas las sencillas normas que hacen de la menstruación un período normal al mes, y te retiras cada mes durante unos días como si estuvieras enferma, te estás aprovechando de la afabilidad de tu marido. Él se casó con una esposa a jornada completa, no a jornada parcial. Así pues deberás estar activa, animosa y alegre todos los días

Caja de tampones Tampax, (USA, 1963)

 

“Activa, animosa y alegre todos los días”. Ahora el discurso va por el lado de lo blanco, lo puro, lo limpio; focalizando en lo cada vez más absorbente de los productos desechables… pero en el fondo el mensaje es el mismo: No te detengas. No te detengas mujer, que el sistema te necesita tiempo completo. No te detengas, que no hay quien atienda la casa. No te detengas, que no hay día libre en el trabajo. No te detengas, nombre de la campaña publicitaria de Body Form, marca de toallitas descartables. No te detengas, que no hay tiempo para pensar y sentir lo que nos recorre el cuerpo en cada sangrado menstrual.

El activismo refiere a una conducta en movimiento en respuesta a una acción o conjunto de acciones sobre las que se busca incidir, romper, cambiar. En este caso, la forma en que nos enseñaron a concebir la menstruación. Poner en evidencia que ya no queremos esos discursos, que queremos al capitalismo fuera del útero, para poder así darle vuelta. Si nosotras no producimos, se para todo. La mujer tiene cada vez más lugar en esta revolución lenta pero que avanza, y la menstruación es inherente a la mujer; no solo por su biología sino por lo que durante siglos nos hicieron sentir en relación a menstruar. Algo sucio, vergüenza, deshecho. Esconderlo; escondernos. Entre todas las banderas que se alzan hoy, la menstruación es una de las que ponen en jaque el discurso machista que leemos en la publicidad de Tampax. Pone en jaque muchas otras cosas, pero hoy focalizamos en el no deternerse de los ‘60. Las mujeres somos eso que el capitalismo necesita como generador, como sostén del hogar donde el hombre obrero, trabajador, reproductor del sistema DEBE ser feliz. El DEBE de la mujer, está en sostener esa felicidad a toda costa. Los niños limpios, la casa en orden, la comida lista. La mujer atenta. ¿Y ese esfuerzo? “Eso que llaman amor, es trabajo no pago”(S. Federici, de su Caliban y la Bruja) . Ahora el capitalismo avanzó, esto cambió de forma. Ahora es trabajo pago, que exige lo mismo: no te detengas.

No le hagamos caso a la publicidad. Se encargó de moldear cabezas y voluntades; pero esa época acabó. Estar linda y plena para él, se acabó. Estar linda y plena para nosotras mismas, para nuestro día a día con nuestros proyectos. Y si toca parar, paramos. Y si toca descansar, descansamos. Asumir la menstruación, sus tiempos y su ciclidad es parte de aceptarnos.

Comprar Copa Menstrual

¿Querés revender copas menstruales?

Si, Quiero vender copas!