Higiene

Uso la copita pero me mancho igual… ¿Qué está pasando?

Muchas veces, sobre todo cuando recién estamos incursionando en el uso de la copita, pensamos que vamos a dejar de mancharnos...sin embargo no siempre pasa, ¿Qué está sucede?¿Usamos mal la copa?

A todxs lxs que empezamos a usar la copita, las primeras veces pensamos que vamos a dejar de mancharnos y que todo va a funcionar perfecto al primer uso, pero cuando realmente nos adentramos en el uso de la misma, no resulta todo como parecía.  Si damos por hecho que tenemos la copa del talle que corresponde, y aprendemos a colocarla bien, capaz lo que estamos viendo no son filtraciones, sino lo que llamamos sangre residual. 

    Generalmente cuando comenzamos a usar la copa, es decir cuando nos la colocamos, ya estamos menstruando, el sangrado está en camino. Entonces al estar la sangre escurriéndose por las paredes de nuestro canal vaginal, al colocarnos la copa, cae y nos mancha. 

   ¿Es evitable? Sí. La mejor alternativa que encontramos para esto es colocarse la copa en la ducha.  Al salir vamos a tener la copa puesta y sin ningún rastro de sangre externo. No obstante, sabemos que lo ideal no es lo que siempre tenemos en la palma de la mano, por eso muchas veces tener un protector de tela puede salvarnos.  Sin perder de vista que, de todas maneras, es un poco de sangre que mancha la bombacha una vez y ya está. 

   Ahora bien, si la sangre es bastante y sigue a lo largo del período “ensuciándonos”, puede ser que el problema sea que la copa esté filtrando. Esto significa que si es el talle correcto y la rigidez la adecuada, la copa está mal colocada. Para eso, lo más efectivo es el autoconocimiento. Cada cuerpo es distinto, nuestros organismos son distintos, conocernos es super importante y para utilizar estas alternativas higiénicas también lo es. Indagar con nuestros propios dedos, investigar la curvatura de nuestro canal vaginal, la punta de nuestro cérvix nos va a facilitar un montón al momento de querer colocar nuestra copa. 

    Siempre es importante tener paciencia y comprender que todo lleva sus procesos de adaptación, la copa es un método que nos conecta mucho más con nuestra ginecología, con nosotrxs. No hay tiempos estipulados ni normas más que respetarnos y animarnos a conocernos un poco más. 

¿Querés revender copas menstruales?

Si, Quiero vender copas!