Novedades

“CONSOLADORES”... ¿Consuela - qué?

¿Pensamos alguna vez por qué a los juguetes sexuales “femeninos” les decimos consoladores? ¿Qué consuela?

    Si nos remontamos un poco a la Historia, el nombre se relaciona con el tratamiento que le hacían a las mujeres en la época victoriana frente a cuadros de histeria. La medicina occidental y eurocentrista de entonces concebía que síntomas como insomnio, ansiedad, retención de líquidos, pesadez abdominal, espasmos musculares, irritabilidad, dolores de cabeza y  «tendencia a causar problemas», entre otros, eran el manifiesto de la histeria femenina.  

 

    Ante esto, desarrollaron un tratamiento que consistía en un masaje pélvico y estimulación manual del clítoris de la paciente hasta llegar al “paroxismo histérico”, actualmente conocido como orgasmo. Sin embargo, la tecnología no iba a quedarse fuera de los consultorios médicos y al ser la histeria una enfermedad, diseñaron elementos que reemplacen las manos del doctor. Así surge entonces el consolador. Consuela a las mujeres de la histeria, las cura. 

 

    Plantear el placer en términos de cura-enfermedad, histeria-consuelo, es una manera más de alejarlo del derecho humano que es. El orgasmo era la cura pero de placer femenino no se hablaba. Lejos de consolarnos, los juguetes sexuales -dildos-  son una herramienta más para conocer y disfrutar de nuestra sexualidad como nos guste. Si bien es difícil encontrar una definición no falocéntrica, dildo parece ser la que más encaja. Hoy, hay de toda forma y tamaño. Y pese a eso, queda mucho por recorrer para llegar a una sexualidad libre… pero hacia ahí vamos.

 

 

¿Querés revender copas menstruales?

Si, Quiero vender copas!